Las temperaturas de cocción

Las temperaturas de cocción son tan importantes como un buen emplatado, un pollo si se pasa de su temperatura ideal puede llegar a secarse tanto que no quedara jugoso, por lo cual se le atribuye una temperatura ideal en el cual se cocine y logre obtener todo los nutrientes y jugos necesarios.
            Existen establecimientos de cocina donde si no se tiene un termómetro a la mano significa que no le prestan atención a si esta cocinado o no por dentro, lo cual es muy peligroso si lo vemos en un ambiente de salubridad, pues existen algunos virus o bacterias que permanecen en los lugares donde el calor no ha llegado, lo cual lo vuelve un tanto inseguro de consumir, pues aunque nosotros no lo veamos importante, podríamos sufrir una enfermedad muy grave si no le tomamos importancia.
            
Cada alimento crudo tiene una temperatura para su cocinarse, ya que en otro caso no podría ser consumido, esto debido a que dentro de su cuerpo permanecen bacterias que bien no pudieron ser retiradas desde su producción o bien en el camino a la zona donde se despachan, por esto es sumamente importante lavarlos bien y luego aplicarles una medida preventiva para evitar la proliferación bacteriana.

            ¿Cuáles son las temperaturas de cocción?

            Pues se sabe muy bien que un pollo crudo es peor que una carne, esto debido a la cantidad de bacterias que se puedan incubar dentro de la misma y el cuidado que se tiene desde que es cortada, hasta que se lleva a la mesa del comensal. Por esto es que se deben seguir unas reglas muy estrictas sobre cómo y hasta qué punto se deben de cocinar los alimentos y a que temperaturas.
            Por esto es que cada grupo de alimentos tiene su temperatura estándar de cocción, que es:
·      Aves: deben tener una temperatura interna de cocción de 165°F (74°C), por un tiempo mantenido de 15 segundos.
·      Carnes molidas: deben tener una temperatura interna de cocción de 155°F (68°C), por un tiempo mantenido de 15 segundos.
·      Pescado: Deben tener una temperatura interna de cocción de 145°F (63°C), por un tiempo mantenido de 15 segundos.
·      Carne de cerdo o de res: Deben tener una temperatura interna de cocción de 145°F (63°C), mantenida por un tiempo de 15 segundos.
            También tenemos el caso de frituras que no siempre son nada más de proteína, sino también tenemos vegetales u hortalizas y cuando estamos en estos casos vemos temperaturas de 180°C hasta los 300°C, siempre asegurándonos que estén secos los alimentos para evitar una reacción del aceite que pueda quemarnos. Lo que buscamos al tener tanta temperatura, es que los alimentos formen una capa en la superficie que no permita el paso del calor directo evitando que se queme.

En la cocina todo debe estar bien cocinado

            Bueno poniéndolo en un caso de salud, estética o de gustos, tenemos que algunas personas no podrían comer un pollo crudo, sin arriesgarse a padecer de alguna enfermedad por parte del mismo, por lo cual se le debe aplicar una cocción adecuada, en la cual se termine de cocinar por dentro la proteína. En la cocina se ven siempre cientos de métodos para conseguir que los alimentos lleguen a cocinarse y que no se note que estuvieron tanto tiempo.
            Al cocinar los alimentos estamos eliminando la gran mayoría de bacterias que se pueden encontrar en los mismos, pues tenemos casos en los cuales los huevos, carnes y pollo, tienen bacterias tan peligrosas que no llegamos a verlas a primera vista, sino luego de que estas son consumidas y en nuestro estomago empiezan a realizar problemas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Inglés Brasileñas

Regalos Originales Para Novios